VectorMine/Shutterstock

Este año, el Día Internacional de la Mujer destaca el liderazgo de las mujeres y la necesidad de la igualdad de género en un mundo posterior a la COVID-19. Seguramente el ritmo de la reforma es demasiado lento, y sabemos que la pandemia amenaza con empujarnos de regreso a la cocina e incluso más lejos de la sala de juntas. Incluso antes de la pandemia, las estadísticas de liderazgo de las mujeres eran, en el mejor de los casos, "decepcionantes".

A pesar de que se cumplieron 25 años de la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing, las mujeres todavía representan solo el 25% de los parlamentarios del mundo y menos del 7% de los jefes de estado. Cuando se trata de la toma de decisiones económicas y el poder financiero, en otras palabras, lo que realmente cuenta, la triste realidad es que las mujeres constituyen un número minúsculo de los altos mandos del mundo empresarial: solo el 7% de los directores ejecutivos de Fortune 500 son mujeres.

Su potencial de ingresos se mantiene muy por debajo del de sus colegas masculinos, con una brecha salarial de género del 20% en promedio. Y esto se superpone con la educación de las mujeres: en casi todas las regiones, las mujeres constituyen un nivel superior de graduados terciarios, pero a pesar de esto, continúan quedando rezagadas con respecto a los hombres en cuanto al liderazgo en casi todas las profesiones.

La COVID-19 amenaza con revertir años de progreso para la igualdad de género y el liderazgo de las mujeres. Las mujeres que realizaban una parte desproporcionada del trabajo de cuidado no remunerado en el hogar, estimada en tres veces más que los hombres, ahora también tienen que administrar la higiene del, educar a sus hijos y, al mismo tiempo, mantener sus medios de vida. Esto, en un contexto en el que las mujeres representan más del 54% de la pérdida total de puestos de trabajo, mientras que representan solo el 39% del empleo formal.

Y en todo el mundo, cada vez más mujeres sufren violencia en sus hogares, en las calles y en el lugar de trabajo. La pandemia solo ha intensificado esta otra pandemia de la violencia contra las mujeres, en todas las regiones y contextos culturales. Se estima que hay al menos 15 millones de casos de violencia de género por cada mes de encierro. Mantenerse a salvo mientras se alimenta y se educa a la familia no es un desafío menor.

Si bien es posible que en este momento las mujeres no tengan tiempo para avanzar profesionalmente o políticamente, yo diría que apostar por el liderazgo de las mujeres es la mejor manera de sacar a nuestras naciones de esta pandemia, y esto requiere políticas y acciones concretas. Incluso antes de la pandemia, el Foro Económico Mundial argumentó que cerrar en un 25% la brecha de género en la participación económica para 2025 podría aumentar el PIB mundial en US$5,3 billones.

Ahora sabemos que las empresas con liderazgo más equilibrado en cuanto a género y un liderazgo femenino más sólido reportan mayores retornos sobre el capital social, las ventas y el capital de inversión. No es necesario buscar más allá de Nueva Zelanda, Taiwán, Alemania, Noruega y algunos de los pequeños estados insulares liderados por mujeres como Barbados, Aruba y Sint Maarten, para ver cómo las hábiles líderes políticas están manejando la crisis. Un artículo reciente de Harvard Business Review mostró que las muertes confirmadas por la COVID-19 en el primer semestre de 2020 fueron seis veces más bajas en los países liderados por mujeres.

El mundo también cuenta con un grupo de mujeres destacadas para dirigir nuestra recuperación económica global, con Janet Yellen al frente del Tesoro de los Estados Unidos; Kristalina Georgieva, Directora General del Fondo Monetario Internacional y Christine Lagarde, Presidenta del Banco Central Europeo y Ngozi Okonjo-Iweala, recientemente nombrada para dirigir la Organización Mundial del Comercio.

Imaginemos cuánto mejor estaríamos si tuviéramos la participación equitativa de las mujeres en todos los puestos de liderazgo y en todos los sectores, y una distribución equitativa de la carga del cuidado en el hogar. Esto significaría más mujeres en sectores no tradicionales como la policía, la ingeniería, en la dirección ejecutiva en el servicio público y empresas privadas, y como propietarias de negocios e inversionistas.

Hacer realidad este sueño requerirá que gobiernos, empresas privadas e individuos trabajen juntos. Requerirá cambios rápidos en las leyes y prácticas discriminatorias que niegan la igualdad de derechos básicos de la mujer, desde las decisiones relativas a su propio cuerpo hasta las que afectan sus derechos económicos. También significaría políticas que reduzcan la carga del cuidado de las mujeres, eliminen la discriminación en la política fiscal y tributaria, y un aumento radical de las inversiones para garantizar servicios que permitan a las mujeres hacer realidad el derecho a sentirse seguras en su hogar, en el transporte público, en los espacios públicos y en el lugar de trabajo.

Aquí en América Latina y el Caribe, donde el 39% de los hogares están encabezados por una mujer y el 26% son hogares monoparentales encabezados por mujeres, las políticas que permiten a las mujeres reincorporarse a la fuerza laboral de manera segura son también los antídotos vitales para evitar que las familias vuelvan a caer en la pobreza mientras se salvaguarda la recuperación económica.

La Plataforma de Acción de Beijing sigue brindando el modelo de lo que se debe hacer. Veinticinco años después, mientras el mundo contempla cómo salir de la terrible situación en la que nos ha colocado la COVID-19, deberíamos finalmente destinar los recursos a cerrar las brechas de género. Miremos a las mujeres que han demostrado una increíble capacidad de recuperación y habilidad en la gestión de hogares mientras se encuentran en la primera línea de la pandemia. Esperemos que no sean dejadas atrás cuando regrese algún nivel de normalidad y nuestras economías comiencen a rugir.

Icon of SDG 05 Icon of SDG 10

PNUD En el mundo