En Senegal, una mujer lleva mariscos a la orilla. La costa de África occidental es una de las zonas de pesca más productivas del mundo. Sin embargo, en los últimos años, el deterioro de los ecosistemas, la sobrepesca y el impacto del cambio climático han agotado las poblaciones de peces, aumentando la inseguridad alimentaria y los conflictos regionales, e impulsando la migración. Foto: PNUD Adaptación al Clima / Imen Meliane & Julie Teng

 

Por el equipo de seguridad climática del PNUD / CB / CPPRI y el equipo de PVE

Cuando Boko Haram atacó la aldea de Tchiolemé Mallama en el norte de Camerún, secuestraron a su esposa y a siete de sus hijos, le robaron el ganado y las cabras, y dejaron su granja imposible de cultivar.

Tchioleme, su hija y su nieta, ahora están desplazados tanto de su hogar como de su cultura tradicional, y su vida es mucho más difícil. Ya no tienen estabilidad, seguridad alimentaria, una granja o ingresos. 


El nexo entre el extremismo violento y el cambio climático
La familia de Tchioleme son solo algunos de los cientos de miles de víctimas mundiales del extremismo violento. Si bien ese extremismo puede no ser causado directamente por el cambio climático, su difícil situación y sufrimiento están relacionados con la emergencia climática. Camerún, junto con el resto de la cuenca del lago Chad, es uno de los muchos lugares del mundo donde el extremismo violento en los últimos años ha coincidido con un aumento de la fragilidad y degradación ambiental y competencia por los recursos naturales.

El cambio climático lleva al aumento del nivel del mar, el clima extremo, las sequías, la desertificación y las inundaciones. Estas pueden causar inestabilidad, inseguridad y pobreza, perturbar la agricultura y empeorar la desigualdad de recursos. En muchos sitios, el cambio climático está directamente relacionado con la migración y el desplazamiento, los brotes de enfermedades, la escasez de alimentos y los sistemas de atención médica más débiles.

Todos estos factores pueden facilitar que las organizaciones extremistas recluten miembros. De los 20 países considerados más vulnerables al cambio climático, 12 están sumidos en un conflicto. “La disrupción climática es un amplificador y un multiplicador de crisis”, citando al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Y desde Asia Central hasta África, cuando los recursos naturales se ven limitados por el cambio climático, puede resultar un terreno fértil para que grupos extremistas violentos crezcan y extiendan su alcance.

El cambio climático puede agravar otras causas fundamentales como las quejas contra el sector de la seguridad, la confianza limitada en la gobernanza y el estado de derecho, el aumento de la desigualdad, cambio social o cultural rápido, o falta de desarrollo inclusivo. Muchos de estos problemas también han empeorado debido a la pandemia de la COVID-19.

Los ejemplos recientes incluyen Siria, donde la guerra civil fue precedida por una sequía que provocó la quiebra del 75% de las granjas entre 2006 y 2011; Irak, que se enfrentó a sequías, inundaciones extremas y turbulencias económicas antes de la invasión de ISIS, quienes pudieron capitalizar la pobreza resultante para reclutar miembros y sembrar discordia; y Yemen, cuyo conflicto reciente se ha visto agravado por la sequía.  
 


Hacer frente a la vez al cambio climático y los conflictos
Los grupos extremistas plantean un desafío importante para la construcción y el mantenimiento de la paz. Para abordar este problema, el PNUD ha estado explorando formas de conectar los puntos entre la seguridad climática y la consolidación de la paz, asegurando la colaboración entre quienes trabajan en los sectores del clima, la paz y la seguridad.
 

Hemos abordado el cambio climático y el extremismo violento como fenómenos vinculados en varios lugares. En el Sudán afectado por el conflicto, el PNUD está trabajando para estabilizar las comunidades afectadas por la sequía ayudando a restablecer los medios de vida. En Tanzania, estamos enseñando habilidades de negocio a más de 860 jóvenes y ayudándoles a iniciar sus propios comercios. En la región del lago Chad, donde la anarquía y la insurgencia extremista violenta continúan frente a un desastre ambiental en curso, el PNUD está apoyando la implementación de la Estrategia de Estabilización Regional, que dará como resultado una mayor cooperación transfronteriza en materia de seguridad y estabilización, recuperación temprana y desarrollo mejorado. Se espera que este impulso de los medios de vida reduzca el atractivo de organizaciones como Boko Haram. A través del Fondo para el Clima de los ODS, el PNUD está trabajando con los repatriados a las marismas iraquíes mediante la instalación de paneles solares que garantizarán el agua limpia, además de ayudar a impulsar la economía local mediante la promoción del ecoturismo.

El PNUD organizó recientemente un foro virtual de alto nivel para discutir el impacto de la seguridad climática y el extremismo violento en la consolidación de la paz. También está apoyando investigaciones sobre el tema, y los hallazgos de un estudio reciente del PNUD / OCSE en Asia Central resultan fundamentales para comprender las conexiones entre el cambio climático y el conflicto en el Valle de Fergana, donde la tensión en el pasado estalló en violencia entre los grupos étnicos kirguís, uzbeko y tayiko.

La solución del PNUD para prevenir el extremismo violento debe estar basada en los riesgos, y el cambio climático es uno de los riesgos sistémicos a considerar. Podemos aprender nuevos conocimientos integrando la investigación y las perspectivas del cambio climático en la consolidación de la paz, lo que ayudará a los proyectos, procesos e instituciones de prevención de conflictos y consolidación de la paz "a prueba del clima" en el futuro. La acción climática es una oportunidad, un nuevo punto de entrada, para ayudarnos a construir mejor la paz. Incorporar la seguridad climática y prevenir el extremismo violento puede ayudarnos a desarrollar soluciones en las que todos salgan ganando. Los esfuerzos de desarrollo, seguridad humana y prevención que realizamos hoy nos ayudarán a evitar los desafíos de seguridad más difíciles del mañana. 

 

Icon of SDG 13 Icon of SDG 16

PNUD En el mundo