Ilustración: Bleakstar/Shutterstock.com

 

Nuestro mundo está pasando por tiempos sin precedentes. Venimos haciendo referencia a US$5-7 billones por año cuando hablamos de las necesidades de desarrollo sostenible. Sin embargo, la COVID-19 está redefiniendo a la humanidad de maneras que aún no se terminan de entender. La pandemia mundial ha exacerbado la situación con necesidades adicionales en muchos países, a la vez que las inversiones internacionales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han disminuido en un tercio debido a la pandemia, lo que supone el riesgo de que el mundo sea cada vez más divergente.

El informe titulado "Financing for Sustainable Development Report 2021" del Equipo de Tareas Interinstitucional sobre la Financiación para el Desarrollo advierte que la COVID-19 podría conllevar una década perdida para el desarrollo. El informe recomienda acciones inmediatas para prevenir este escenario y presenta soluciones para movilizar inversiones en personas y en infraestructura para reconstruir mejor.

La buena noticia es que el sector privado viene reconociendo el inmenso potencial detrás de las oportunidades de inversiones sostenibles. La inversión de impacto por sí sola ha aumentado a un ritmo anual del 17% en los últimos cinco años. Los eventos recientes están marcando cambios significativos en el panorama de la inversión. El impulso de la inversión en relación con los ODS se ha acelerado en el último año. Los inversores están reiterando su compromiso de desempeñar un papel en la construcción de un mundo más resiliente, sobre la base del trabajo que hemos llevado a cabo en los últimos 10 años.

Entonces, ¿por qué todavía hay una brecha? ¿Por qué la oferta no puede satisfacer la demanda?

Hay un desafío clave que los inversores nos han planteado: carecen de la claridad, las ideas y las herramientas para alinear, medir, administrar y comunicar sus contribuciones a los ODS de manera consistente y transparente. En otras palabras, los inversores, por muy genuinas que sean sus intenciones, enfrentan desafíos que limitan su capacidad para invertir de manera sostenible.

Creemos que el PNUD no puede permitirse el lujo de carecer de liderazgo, ya que el logro de los ODS es nuestra responsabilidad.

Para responder a este desafío, a través de SDG Impact concebimos con rapidez productos concretos, innovadores y transformadores:

·     Las normas globales que brindan orientación práctica para que las empresas, los emisores de bonos y los inversionistas incorporen criterios de impacto (económicos, sociales y ambientales) en su toma de decisiones y operaciones diarias para maximizar su contribución positiva al desarrollo sostenible. En otras palabras, proporcionamos estándares, apuntando a transformar la forma en la que trabajamos e invertir para cumplir con los ODS.

·     Plataforma de inversionistas de los ODS, que lanzamos hoy en colaboración con la Alianza Mundial de Inversionistas para el Desarrollo Sostenible de la Secretaría General de la ONU, donde los inversionistas pueden acceder a la información sobre los mercados a nivel nacional y a las ideas que necesitan para las decisiones de inversión congruentes con los ODS.

Estamos emocionados y orgullosos de ofrecer al mercado esta herramienta innovadora y única. 

Es innovadora pues ayudará a los países a desbloquear la financiación crítica necesaria para construir mejor tras la pandemia de COVID-19.

Y es única en el sentido de que, aunque los inversionistas saben cómo identificar las oportunidades de alto rendimiento y los riesgos asociados, los mapas les ayudan a determinar los ámbitos de impacto y sostenibilidad que, si se combinan con alto rendimiento, pueden dar un gran giro en sus carteras de clientes.

Ello no significará nada si no traducimos la información sobre los mercados en acción, por lo que estamos trabajando duro para lograrlo. Aprovechando las excelentes relaciones de nuestras oficinas en los países a nivel nacional, organizamos eventos de facilitación de impacto en los que reunimos a los inversionistas y las empresas, trabajamos con grandes bancos a nivel de los países y creamos alianzas, trabajamos con inversionistas a nivel mundial y establecemos alianzas regionales. A todos se les anima a usar nuestros productos y herramientas para adoptar sus decisiones de inversión y acelerar el despliegue de capital.

Ahora bien, no es posible trabajar aislados. La escala y la complejidad de los problemas van más allá de lo que cualquier sector puede abordar por sí solo. La plataforma de inversionistas de los ODS es un hito para nuestro trabajo de financiación de los ODS. Solicitamos la colaboración y la acción colectiva de los inversionistas, del sector privado, de los donantes, de las instituciones financieras, de los gobiernos y de las agencias de desarrollo, ya que todos tienen un papel decisivo hacia el logro de los ODS.

 

 

 

Icon of SDG 03 Icon of SDG 13 Icon of SDG 16

PNUD En el mundo