A veces, la naturaleza puede ser la prima pobre del cambio climático. Pocas personas en el mundo son capaces de articular al menos algunas de las causas e impactos de nuestra crisis climática, pero si preguntáramos lo mismo sobre nuestra crisis de biodiversidad, nos encontraríamos con miradas vacías. A diferencia del cambio climático, el alcance de la crisis de la naturaleza es en gran medida invisible, no tiene un conjunto simple de causas y no tiene un objetivo simple: no hay un equivalente de 1,5 °C para la biodiversidad. La falta de comprensión de las crisis climática y de la naturaleza, ambas entrelazadas, y su profundo impacto en la humanidad, es ya en sí misma una crisis.

Hace dos años, nos propusimos hacer ruido sobre esta doble crisis. Nos instalamos a dos manzanas de la Grand Central Terminal de Nueva York y celebramos un evento de cuatro días llamado The Nature's Climate Hub, que atrajo a más de 3.000 personas. El año pasado cambiamos a un evento totalmente virtual, con el Nature for Life Hub. Con la participación de 40 jefes de Estado, 30 empresas, 300 socios, 15 líderes de pueblos indígenas y decenas de organizaciones, el Hub fue visto por más de 150.000 personas el año pasado, y el hashtag #NatureForLife llegó a más de 150 millones de personas.

Estamos de nuevo en ello. Este año, el Nature for Life Hub, cuyo tema es "Responder a nuestras crisis planetarias: hacia una década de esperanza y transformación", arranca el 22 de septiembre con un evento de alto nivel de 2 horas de duración sobre la acción transformadora para la naturaleza y las personas. El Hub continúa el 4 de octubre, con una sesión sobre cómo transformar nuestra relación con el planeta. El 5 de octubre, la sesión versará sobre cómo transformar la producción desde cero y el 6 de octubre sobre cuál es el futuro positivo para la naturaleza, con más de 15 horas de contenido sobre cómo el mundo está respondiendo a esta doble crisis e incluirá lanzamientos, anuncios, compromisos e historias de esperanza y transformación sobre la naturaleza y la gente, de parte de líderes globales provenientes de una amplia variedad de sectores.

Primero, la parte fácil: la transformación. Definir las transformaciones necesarias en esta década para evitar una crisis de extinción requiere, en primer lugar, comprender el alcance de la propia crisis. Si su alimentación diaria de noticias sociales está tan calibrada hacia la pérdida de biodiversidad como la nuestra, hay un torrente de información disponible, en gran parte alimentado por las divisiones medioambientales y científicas de The Guardian, el New York Times, Mongabay, el Foro Económico Mundial, el Financial Times y otros medios especializados en este campo. Al leer estas noticias enrarecidas, el alcance de la crisis es evidente: nos acercamos rápidamente a puntos de inflexión irreversibles en la naturaleza que pondrán en peligro a la humanidad y conducirán a extinciones generalizadas. Nuestros sistemas alimentarios están causando estragos en el planeta y exacerbando la desigualdad y nuestros modelos financieros, de mercado y de desarrollo, están rotos y requieren un reajuste profundo.

Esta crisis define las transformaciones que debemos ver en esta década: aumentar radicalmente la ambición en la protección y restauración de los ecosistemas, incluso mediante el respeto de los derechos de los pueblos indígenas, que gestionan un tercio de las tierras del planeta, cambiar a sistemas alimentarios regenerativos centrados en la comunidad y resistentes al clima, poner la naturaleza en el centro de la planificación del desarrollo y reajustar nuestros sistemas de mercado y financieros para dar cuenta de los servicios de la naturaleza.

Ahora, la parte difícil: la esperanza. La lectura diaria de artículos sobre el colapso del planeta puede pasar factura. Pero en medio de toda la fatalidad, hay muchos puntos para tener esperanza y crear una transformación real. Desde los más de 20 jefes de Estado y 6 filántropos que renovarán sus compromisos en la sesión inaugural del Hub como parte de la Coalición de Alta Ambición por la Naturaleza y las Personas, el Compromiso de los Líderes por la Naturaleza y la Alianza Mundial de los Océanos (en inglés), hasta los inspiradores ganadores del Premio Ecuatorial de este año que muestran la acción local en soluciones basadas en la naturaleza. Además, desde el Grupo de Trabajo sobre Divulgación de Información Financiera Relacionada con la Naturaleza (TNFD, en inglés), hasta los gobiernos que desarrollan sus propios "Mapas de Esperanza", descubrimos que el mundo no solo está despertando ante la crisis de la naturaleza, sino que está tomando rápidamente medidas para evitar esta crisis. Esto es realmente un motivo de esperanza y de celebración. En total, estamos preparando más de 500 vídeos cortos que no solo presentan las transformaciones que necesitamos, sino también muestran las acciones transformadoras que los gobiernos, las empresas, las comunidades y la sociedad civil ya están llevando a cabo.

Nuestro trabajo es amplificar estas historias compartiéndolas en nuestras redes y en las plataformas online. El Nature for Life Hub es gratuito y abierto a todo el mundo en inglés, español y francés. Los contenidos estarán disponibles después de la finalización del Hub, en vídeos cortos para las redes sociales, listos para ver y compartir, para catalizar la transformación. Te invitamos a unirte y a encontrar tus propias razones para la esperanza.

 

Icon of SDG 13

PNUD En el mundo