El PNUD se compromete a trabajar con sus socios para brindar acceso a la energía limpia y asequible a 500 millones de personas, centrándose en las comunidades más vulnerables. Foto: PNUD Sudán del Sur / Louis Fourmentin

 

La necesidad de actuar en materia energética es más evidente que nunca. Nuestros esfuerzos por reducir las emisiones de combustibles fósiles no avanzan con la rapidez suficiente (en inglés). Estamos fallando a los 759 millones de personas que todavía carecen de electricidad, una forma de pobreza energética que frena el desarrollo (en inglés). Estamos fallando también a cerca de la tercera parte de la población mundial que sigue sin poder cocinar con combustibles no contaminantes.

El Secretario General de las Naciones Unidas convocó esta semana el Diálogo de Alto Nivel sobre Energía (HLDE por sus siglas en inglés) para acelerar la acción climática de cara a lograr una energía asequible, fiable y sostenible para todas las personas (ODS7) e inaugurar una senda que permita al mundo alcanzar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

La primera cumbre sobre energía auspiciada por las Naciones Unidas en los últimos 40 años ofrece una oportunidad única para el diálogo entre los Jefes de Estado y de Gobierno, el Sistema de las Naciones Unidas y los representantes de múltiples partes interesadas para reflejar su compromiso con la adopción de medidas transformadoras.


¿QUÉ SUCEDIÓ?
Los dos principales resultados, de momento, del HLDE son los Pactos Energéticos (Energy Compacts), que a la fecha de la cumbre se habían recibido más de 150, y la Hoja de Ruta Global (The Global Roadmap), un conjunto de recomendaciones de todo tipo para garantizar el acceso universal a energía no contaminante de aquí a 2030 y lograr emisiones netas cero antes de 2050.

La Hoja de Ruta Global se basa en las recomendaciones de los cinco grupos de trabajo técnico con múltiples partes interesadas (en inglés) y las aportaciones de los Foros Temáticos Ministeriales. Se trata de una iniciativa pionera de colaboración en el área de la energía que presenta las acciones y los plazos concretos que será necesario cumplir hasta 2030 para lograr las metas de energía limpia y asequible para todas las personas y así avanzar hacia un futuro de emisiones netas cero en 2050, conforme a lo establecido en el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Los más de 150 pactos incluyen US$ 400.000 millones provenientes del sector privado y de los gobiernos en apoyo a la transición energética y el acceso a la energía. Asimismo, los nuevos compromisos tienen como finalidad contribuir a incrementar de manera significativa la capacidad de energía renovable instalada en todo el mundo, lo que llevaría a construir cientos de nuevas instalaciones de energía renovable y a crear millones de empleos en el sector verde.

Estos compromisos se vieron reforzados por los anuncios del presidente estadounidense, Joe Biden, y de China, Xi Jinping. El presidente Biden expresó su voluntad de duplicar los recursos financieros para el clima anteriormente aprobados y de elevar la contribución de Estados Unidos hasta los US$ 11.400 millones de aquí a 2024. Y la promesa del presidente Xi de que “China redoblará su apoyo para que otros países en desarrollo puedan desarrollar energía verde y baja en carbono y no construirá nuevas centrales de carbón en el extranjero” se une a los compromisos de Japón y de Corea de eliminar la financiación de proyectos de carbón en el exterior de aquí a finales de 2021, lo que supone un importante respaldo para un futuro con bajas emisiones de carbono.

Se trata de compromisos valientes y esperanzadores que, además, ofrecen una señal clara para los ámbitos de la acción política, la actuación empresarial y las decisiones de inversión. Son productos tangibles sobre los que ir construyendo el futuro.


CUATRO CONCLUSIONES CLAVE:

1. Diversidad de pactos, algunos con una ambición extraordinaria
Se han presentado más de 150 pactos entre gobiernos nacionales y locales, empresas, fundaciones, organizaciones internacionales, juveniles y de la sociedad civil de todos los continentes, en los que se recogen medidas y compromisos financieros hasta 2030. De ellos, hasta la fecha, 35 proceden de Estados Miembros de la ONU y 40 de empresas del sector privado. El impulso y la ambición reflejados en los compromisos responden a diferentes velocidades y algunos pactos establecen objetivos muy altos, como el de los Emiratos Árabes Unidos (en inglés).

2. Hay compromisos financieros y de inversión para ambas agendas
La financiación para la energía no contaminante contempla compromisos de acceso y de transición por parte de los sectores público y privado, así como alianzas con fundaciones y asociaciones industriales, entre otros grupos. Respecto al acceso a la energía, los gobiernos nacionales se comprometieron a proporcionar electricidad a más de 166 millones de personas en todo el mundo, las empresas privadas prometieron llegar a más de 200 millones y varias fundaciones y asociaciones empresariales prometieron crear alianzas que abarcarían a cientos de millones de personas más. El compromiso de más calado de Nigeria (en inglés) es hacer llegar la electricidad a 25 millones de personas en cinco millones de hogares por medio de tecnologías solares antes de 2030.

3. El enorme potencial de multiplicar la energía renovable en todo el mundo
Los gobiernos nacionales se comprometieron a instalar 698 gigavatios (GW) adicionales de energía no contaminante procedente de las tecnologías solar, eólica, geotérmica, hidroeléctrica y de hidrógeno de base renovable. El sector empresarial prometió instalar otros 823 GW, todo ello antes de 2030. India (en inglés), por ejemplo, ha asumido el compromiso de aumentar la capacidad instalada de energía renovable hasta 450 GW en el mismo plazo. Diversas alianzas y asociaciones industriales prometieron movilizar otros 3.500 GW de energías renovables de aquí a 2030. Para poner en contexto estas cifras, serían suficientes 10 GW para abastecer a la ciudad de Nueva York durante aproximadamente un año.

4. Aunque todavía queda mucho para lograr nuestros objetivos, hemos recobrado el diálogo y la dirección adecuados
Aún nos queda mucho por alcanzar los objetivos fijados hoy para 2030 y 2050, pero la conversación ha pasado de los simples alegatos, a la acción, la planificación y la búsqueda de soluciones. La necesidad urgente de abordar el acceso a la energía ha pasado a la cabeza de la agenda energética, como señaló el Secretario General: “Tenemos el doble imperativo de poner fin a la pobreza energética y de limitar el cambio climático. Y tenemos una respuesta para ambos. Energía asequible, renovable y sostenible para todos”.


Lo siguiente: una mirada a la COP26
Muchos de los pactos incluyeron nuevos y ambiciosos compromisos de reducción de las emisiones de combustibles fósiles. Los pactos han dado a todos los participantes, no solo a los gobiernos, otro mecanismo más, junto a las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) de los países, para desarrollar planes ambiciosos de reducción de las emisiones, elevando así el listón de las metas a conseguir ahora que nos acercamos a la COP26. Asimismo, el mayor grado de detalle exigido por los pactos ha permitido a los países explicar de qué manera piensan hacer operativos los compromisos sobre energía renovable incluidos en sus NDC.

El propio Pacto Energético del PNUD recoge el compromiso de movilizar a los socios dentro del Sistema de las Naciones Unidas, a los Estados Miembros, al sector privado y a la sociedad civil para llevar energía limpia y asequible a otros 500 millones de personas, con especial atención a las comunidades más vulnerables del planeta. Muchos de los nuevos compromisos de esta semana pueden contribuir a estos objetivos y, además, a través de metodologías que empiten poca o ninguna emisión de carbono. En estos momentos, desde el PNUD necesitamos convertir esta ambición en resultados que cambien las vidas de las personas, adecuar la asistencia financiera a la capacidad técnica y de implementación y llevarla allí donde más se necesita. En los próximos meses se prevé que se irán registrando más pactos. Y los pactos que se registren ahora irán desarrollándose y refinándose para adaptarse a la creciente ambición que se necesita de aquí a 2030.

El progreso de esta semana es solo el comienzo. Aunque nuestro llamado para seguir asumiendo compromisos sigue en pie, el nuevo orden del día para este lunes por la mañana se focalizará en ayudar a los países a reducir el riesgo inversor, desarrollar capacidades y fomentar la creación de alianzas para ayudar a los más desfavorecidos por la pobreza energética o a los más vulnerables al cambio climático.

Sabemos que debemos y podemos hacer mucho más. Por ello, si queremos lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 (energía sostenible para todas las personas) y emisiones netas cero, debemos seguir avanzando sin descanso para lograr estas metas.

Esperamos que, al iniciar esta nueva fase, se unan a nosotros para trabajar codo con codo a primera línea de la revolución energética. ¡Nos vemos el lunes día 27 de septiembre de 2021!
 

...

El
Diálogo de Alto Nivel sobre Energía, celebrado el 24 de Septiembre 2021, constituye la primera reunión de carácter global sobre energía desde la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Fuentes de Energía Nuevas y Renovables, celebrada en 1981. Su objetivo es impulsar el desarrollo de soluciones innovadoras, inversiones y alianzas a favor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

El Administrador del PNUD, Achim Steiner, es copresidente de Energía ONU y del Diálogo de Alto Nivel sobre Energía. En su calidad de copresidente del Grupo de Trabajo sobre Acceso a la Energía del Diálogo, el PNUD lidera también los esfuerzos por acelerar la acción global en pro de una energía sostenible para todos
. Más información en UNDP’s High-Level Dialogue on Energy Resources Hub.

Puedes ver los detalles de los compromisos de los Pactos Energéticos, incluidos sus sinopsis y textos completos, en el registro de Pactos Energéticos.

Nota: las cifras proporcionadas están basadas exclusivamente en los Pactos presentados. Una vez concluya el Diálogo de Alto Nivel sobre Energía se ofrecerá un análisis más pormenorizado.

 

 

Icon of SDG 07 Icon of SDG 09 Icon of SDG 13

PNUD En el mundo