La respuesta del PNUD al terremoto en Nepal

Comunidades en el valle de Katmandú remueven escombros y buscan sobrevivientes. Foto: Laxmi Prasad Ngakhusi/PNUD Nepal.

El 25 de abril, un terremoto de magnitud 7.9 azotó Nepal y el norte de India. Más de 15 fuertes réplicas sacudieron el país durante las primeras 24 horas desde el impacto inicial. El terremoto es el peor desastre sufrido en Nepal desde el terremoto de 1934.

Las últimas cifras del Gobierno señalan que más de 8.850 personas perdieron la vida y más de 22.400 resultaron heridas. Ocho millones de personas se vieron afectas por todo el territorio nepalí. Los daños y pérdidas ascendieron a US$ 7 billones.

En cifras

  • 8 millones de personas afectadas en todo el país.
  • Alrededor de 500.000 edificios fueron destruidos y mas de 250.000 edificios resultaron parcialmente dañados en 31 de 75 distritos de Nepal.
  • El PNUD ofreció asistencia enfocada en la retirada de escombros y otras iniciativas relativas a la recuperación tan a corto como largo plazo.

El terremoto ocurrió en una temporada de alta turística, con el resultado de que muchas personas se quedaron atrapadas en áreas remotas y de difícil acceso para los equipos de búsqueda y rescate. Se estima que unas 8 millones de personas residentes en el 40% del territorio de Nepal se han visto afectadas por el desastre. Unas 800.000 viviendas y estructuras han sido destruidas o gravemente dañadas.

Los sobrevivientes que perdieron sus hogares, han tenido que hacer frente a los elementos, han sido expuestos a enfermedades transmisibles por el agua, a la falta de atención médica adecuada y a los alimentos. Las lluvias de monzón llegaron anticipadamente, lo que aumenta la presión al Gobierno por asistencia y dificulta la capacidad de respuesta ante la emergencia. El alcance de la devastación y los escombros causados por el terremoto así como el aislamiento de algunas de las zonas afectadas han supuesto un enorme obstáculo para la comunidad internacional en relación a llegar a estas áreas con las medicinas y demás suministros de emergencia para los sobrevivientes.

El Gobierno de Nepal declaró un estado de emergencia, y lanzo un llamamiento a la comunidad internacional para recibir ayuda. En junio, la comunidad de donantes internacionales prometió donar US$ 4,1 billones para la reconstrucción de Nepal. 

El apoyo del PNUD

En relación a nuestra estrategia para la Recuperación Temprana, la respuesta inicial del fue ayudar a las autoridades de Nepal a responder a las necesidades de las comunidades afectadas mediante la ayuda de emergencia en medios de subsistencia, la gestión de escombros y la coordinación de las actividades necesarias.

El PNUD desempeñó un rol significativo en la Evaluación de la Necesidades Post Desastre, ayudando al Gobierno con la recopilación y evaluación de la información reunida sobre las necesidades más inmediatas. Además el PNUD ha codirigido el trabajo relativo a la recuperación temprana bajo el liderazgo del Gobierno de Nepal.

El personal de PNUD Nepal con base en Katmandú cooperó con el Equipo Humanitario de la ONU en el País en la coordinación de los esfuerzos internacionales de ayuda.

La labor del PNUD se centró inicialmente en la recogida de escombros, en la creación de empleos de emergencia y en abrir caminos para permitir el acceso tanto a las ayudas como a los equipos de rescate.

295.000 m¬3 de escombros han sido recogidos retirados y un 90% de los escombros han sido reutilizados en los esfuerzos de reconstrucción. 

El PNUD también ha ayudado a restablecer los sistemas locales de gobernanza; incluyendo la justicia, la policía, la Comisión Nacional de derechos Humanos, y la ayuda legal de forma a garantizar que las comunidades afectadas tengan acceso a estos servicios. La Paz, la igualdad de género y los temas de cohesión social forman parte de todos los esfuerzos emprendido por el PNUD durante la recuperación de Nepal.

Nuestra labor está girando gradualmente hacia la reconstrucción, principalmente apoyando las Autoridades Nacionales de Reconstrucción (NRA) con el desarrollo y la implementación de la política de reconstrucción. El PNUD está ayudando a Nepal a desarrollar un marco para el trabajo centrado en la recuperación a largo plazo, que estará enfocado en la resiliencia. Programas ya existentes han sido reestructurados de forma a atender las necesidades más urgentes después del desastre. Entre ellas, el acceso a fuentes de energía renovable para las personas más vulnerable en Nepal, el establecimiento de una cultura concientización del público para la reducción del riesgo de desastres, y ayudar en asegurar que todas las reconstrucciones se realizan según las pautas de “reconstruir mejor”.

Datos destacables de nuestra labor:

Más de 4.500 han recibido empleo de emergencia (un 40% mujeres)

Más de 5.000 pequeñas empresas que habían sufrido daños han sido reconstruidas.

Más de 50 sistemas de energía solar han sido instalados en oficinas de gobierno y escuelas temporales.

6870 emprendedores reciben cursos de capacitación para ofrecer asesoramiento psicosocial.

Más de 1.400 ingenieros y albañiles han aprendido a construir a prueba de seísmos.

4.450 hogares se han beneficiado de la rehabilitación de 40 infraestructuras de la comunidad que habían sufrido daños por el terremoto.

50.000 personas afectadas por el terremoto han visitado las clínicas móviles de derechos humanos.

 

Para apoyar los esfuerzos del PNUD durante la situación de emergencia en Nepal, favor visitar este enlace o enviar el mensaje de texto “nepaldonate” a 41444 (solo para Estados Unidos).

Nuestras historias

PNUD En el mundo